Menu

Cacica Stereo

Cacica Stereo

Calle 17 No. 15 - 67  Celular 3205490100   Telefonos  5805497 - 5713764 Valledupar (Cesar)

Email:cacicaestereo@yahoo.es - Twitter: @CacicaStereo

URL del sitio web: http://www.cacicastereo.com

Recordando a La Cacica

Por Juan Rincón Vanegas

@juanrinconv

Aquel jueves 1° de agosto de 1940, día de la madre tierra, cuando nació en Valledupar Consuelo Inés Araújo Noguera, hija de Santander Araújo Maestre y Blanca Noguera Cotes, la vida le abría las puertas a una niña que con el paso del tiempo se convirtió en la gran gestora de la música vallenata y la que supo unir con el poder del folclor a los hombres que se dedicaban a llevar a través de las notas de un acordeón los mejores mensajes cantados.

Todo comenzó en el año 1968 cuando al lado de Alfonso López Michelsen y Rafael Escalona Martínez, pusieron en marcha el Festival de la Leyenda Vallenata.

Precisamente, ‘La Cacica’, nombre con el cual la bautizó el periodista Hernando Giraldo, relató lo siguiente. “Cuando Alejo Durán se subió a la tarima, sin nombre, que hicimos erigir al Profe Augusto Castellanos, al lado del amplio rectángulo de la plaza Alfonso López, fue cuando tuvimos la noción exacta de que el Festival de la leyenda Vallenata había comenzado, y comenzado bien. Dos noches después en la gran final, ‘Alicia adorada’, ‘Mi pedazo de acordeón’, y ‘Altos del Rosario’ fueron apenas la notificación musical de la apoteosis colectiva que desde entonces lo consagró para siempre en el efecto y la devoción de la gente.

A partir de ahí se edificó uno de los más grandes mitos vivientes del vallenato y comenzó a gestarse esta Leyenda blanca que envuelve al Rey Negro. De ese 30 de abril de 1968 en adelante, la gloria comenzó a rodar alrededor de ese hombre humilde y sencillo que, al solo golpe de sus dedos prodigiosos sobre el teclado, vió su sencillez convertida en fama y su humildad trocada en grandeza. Desde ese momento, Alejo Durán Díaz y el Festival de la Leyenda Vallenata formaron una simbiosis perfecta, un dúo sentimental, una relación tan profunda y certera que no se puede analizar el uno sin el otro, ni referirse a la persona sin hacer mención obligada del certamen.

De tal hondura fue y seguirá siendo esa relación, que no es desacertado decir, como pensamos muchos, que la buena estrella que ha acompañado al Festival está ligada al hecho de que su primer Rey fue intérprete de las calidades humanas y artística de Alejo y que la gloria que lo envuelve va más allá de su vida y de su muerte, emana en gran medida, del hecho de haberse proyectado a través del primer Festival de la Leyenda Vallenata”.

Presentación de ‘Vallenatología’

Consuelo Araujonoguera, tuvo a bien presentar su primer libro ‘Vallenatología’ en el año 1973, haciendo la siguiente sustentación.

“Estas páginas no tienen pretensiones literarias ni intentan sentar cátedra sobre folclor ni crear dogmas acerca de la música vallenata. Me he decidido a hacerlas conocer por tres motivos, para mí suficientes:

Primero, porque uno defiende siempre lo que más ama. Y como, por sobre todas las cosas, yo amo mi música vallenata –con todo su acervo de leyendas, sentimientos y tradiciones que sintetizan mejor que nada nuestra idiosincrasia y razón de ser– creo, con lo poco que sobre ella sé, defenderla de la equivocación de muchos y la ignorancia de las mayorías, que no ven en la música vallenata nada distinto de algo que está de moda.

Segundo, porque la importancia y auge que tiene el vallenato actualmente no permiten mantenerlo más tiempo sin, por lo menos, intentar una investigación sobre los orígenes, fundamentos y razones que lo crearon y lo mantienen.

Y tercero, porque, después de permanecer largo tiempo investigando y reuniendo datos, pienso que no vale la pena dejarlos indefinidamente durmiendo en el cajón del olvido, sino hacerlos conocer, cuando menos para que sirvan a otras personas más idóneas y mejor documentadas que los refuten y contradigan hasta cuando se haga la luz total sobre la verdad completa de la música vallenata. Y valga esta última razón por todas las anteriores”.

El último escrito

En la revista institucional del Festival de la Leyenda Vallenata del año 2000, Consuelo Araujonoguera plasmó su último escrito dedicado al homenajeado Gabriel García Márquez.

En su escrito anoto. “Por todo eso este Festival tanto como un reconocimiento al formidable escritor Gabriel García Márquez, es también un acto de amor, una expresión de lealtad al amigo y compinche de ilusiones y sueños que se anticipó a la realidad y predijo la apoteosis del vallenato desde las páginas de sus novelas; y es además una reafirmación de fe en todo lo que él simboliza como el más grande motivo de orgullo de los provincianos y de Colombia en general.

Podríamos continuar por la línea de las añoranzas y parodiando a Fray Luis de León aceptar que también a nuestro parecer “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Pero sería injusto con el tiempo presente hacer una afirmación tan rotunda que excluye, de entrada, otras consideraciones que no pueden quedar por fuera al intentar un balance de lo que han sido estos 33 años de Festivales. Toca, pues, reconocer que en medio de las innumerables dificultades por las que atraviesa el país y su gente, el Festival de la Leyenda Vallenata se mantiene incólume en medio de la hecatombe y sigue siendo un auténtico torneo del ingenio y el talento; la gran convocatoria de la amistad y la convivencia donde las diferencias son solo de orden musical y se dirimen nota a nota, a golpes de caja y a presión de los dedos sobre los briosos fuelles de los acordeones”.

De igual manera, en su libreta de apuntes quedaron plasmadas algunas peticiones que le hicieron en su último viaje al corregimiento de Patillal y consistían en escribir el prólogo del libro de poemas de la autoría de Tatiana Hinojosa Gutiérrez y Fernando Daza titulado ‘Columbario de sueños’, crear una escuela de música vallenata y la ampliación de la iglesia.

Plegaria de despedida

Los sueños de ‘La Cacica’ los mataron a la fuerza y en esa misma libreta quedó escrita su plegaria de despedida de la vida: “Jesús, hijo de David, ten compasión de nosotros”…

Después fluyeron canciones, escritos y en medio de la tristeza general quedó dando vueltas en el recuerdo la décima del profesor José Atuesta Mindiola.

Consuelo madre querida

de esta música inmortal,

tú la hiciste universal

y le entregaste la vida.

Con una vela prendida

buscaba tu corazón

música de acordeón

con esencia vallenata

y el pueblo a ti te relata

como Diosa del folclor.

 

Valledupar: ¿Distrito naranja?

Por Carlos César Silva.

El pasado 15 de junio, durante un conversatorio que se realizó en la Universidad del Área Andina, sede Valledupar, al cual asistieron académicos, políticos y empresarios de la región, surgió la iniciativa de convertir a la capital del Cesar en un distrito o en una ciudad naranja, utilizando a la música vallenata como un imán para consolidar este propósito.

De antemano la idea me parece formidable, pero creo que es oportuno hacer algunas precisiones y sugerencias. Comienzo afirmando que el tramite para transformar a Valledupar en un distrito, no solo puede resultar complicado y tedioso, sino también contraproducente, pues la administración municipal tendría que asumir unas obligaciones estructurales y financieras que tal vez no está preparada para cumplir. El escenario es sencillo: se crea una categoría especial y la burocracia aumenta, pero el presupuesto sigue igual.

En efecto, me resulta más sensato el otro camino que se planteó en el mismo foro: la inclusión de un artículo en el Plan de Desarrollo del gobierno de Iván Duque, que permita transformar a Valledupar en un piloto de ciudad naranja. Esto no solo requiere menos tramites, sino que es menos riesgoso para la administración. Sin embargo, pienso que el proyecto no debe limitarse al concepto de economía naranja que crearon Felipe Buitrago e Iván Duque.

Por otro lado, debo expresar que Valledupar no solo es música vallenata. Aunque existen unos datos que demuestran cómo el folclor de Rafael Escalona y Leandro Díaz, impacta de manera positiva en la economía local, sería un error seguir mostrándonos ante Colombia y el mundo como una ciudad que solo produce vallenatos, cuando realmente tenemos otros atributos muy valiosos para mostrar: Casa Arte (pintura), Walter Arland (escultura), Maderos Teatro (teatro), Nina Marín (cine), Alonso Sánchez Baute (literatura), Alejandra González (fotografía), Darío Valencia (moda), Típicos Eloy (gastronomía), Editorial Terrear (editorial)…

Por supuesto, el vallenato es nuestro atractivo principal, pero hay que acompañarlo con otras iniciativas culturales y artísticas que permitan diversificar más este proyecto. Además, debemos aprovechar al máximo nuestras riquezas naturales, pues tenemos el potencial para afianzarnos como un foco de turismo sostenible: el río Guatapurí, el balneario La Mina, la Sierra Nevada, los relucientes cañaguates, la variedad de aves…

De manera que propongo ampliar más el ámbito de acción: no reduzcamos a Valledupar solo al concepto de economía naranja, sino que más bien trabajemos por la armonización de la cultura, el turismo y el medio ambiente. Esto hay que consolidarlo como un objetivo colectivo que vincule al sector público, a las empresas privadas, a la academia y a la sociedad civil. Se trata de tener un horizonte como municipio, de hacer un acuerdo sobre algo básico.

Para flaquear el desempleo rampante que produce hambre, frustraciones y crímenes, Valledupar no puede continuar con una economía reducida a la ganadería, a la agricultura y a la minería, sino que debe consolidarse como una ciudad cultural, turística y ecológica. Esto produciría un crecimiento económico alrededor de los hoteles, los restaurantes, los bares, los monumentos, las artesanías, las casas museo, el ecoturismo, el transporte urbano… No, no se trata de una simple comercialización de la cultura y la geografía, la idea es dignificar la creatividad de los valduparenses generando unas formas de vida sostenible.

Twitter: @ccsilva86

Consejo de Estado confirma fallo que ordena devolver el Parque de La Leyenda al municipio de Valledupar

Bogotá.- 23 de julio de 2018.

La Sección Tercera del Consejo de Estado, mediante fallo de segunda instancia del 5 de julio de 2018, con ponencia del magistrado Carlos Alberto Zambrano Barrera, confirmó la sentencia del Tribunal Administrativo del Cesar que ordenó la devolución al municipio de Valledupar del predio donde se construyó el parque de La Leyenda Vallenata.

Cabe recordar que este litigio inició en noviembre de 2010 cuando la Procuraduría General de la Nación, en la era de Alejandro Ordoñez, interpuso una acción popular en defensa de los derechos colectivos a la moralidad administrativa y el patrimonio público, con el fin de reversar la transferencia del predio que el municipio hizo a la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata y sobre el cual se construye el parque homónimo.

Dicha acción popular fue fallada en primera instancia, el primero de marzo de 2012, con ponencia del magistrado José Antonio Aponte Olivella. Sin embargo, este primer fallo fue apelado por la Fundación y le correspondió su estudio al Consejo de Estado, quien el pasado 5 de julio de 2018 confirmó en su mayor parte lo decidido por el Tribunal Administrativo del Cesar.

¿Qué implicaciones tiene el fallo sobre el Festival Vallenato?

Naturalmente, en firme el fallo de segunda instancia, su cumplimiento implicaría devolver al municipio el predio donde actualmente funcionan las oficinas de la Fundación y donde se realizan las finales de los diferentes concursos del Festival Vallenato desde hace 15 años, por cuanto en el año 2003, se mudó la final de la plaza Alfonso López al Parque de la Leyenda.

No obstante, las directivas de la Fundación contemplan la posibilidad de celebrar con el municipio algún tipo de contrato o convenio tales como un arriendo, un comodato, o alguna figura jurídica afín, que le permita seguir usando el predio del Parque de la Leyenda, pero no ya como propietario, sino como mero tenedor, de manera similar como ocurre desde hace muchos años con otros escenarios usados por el Festival como la Plaza Alfonso López, la Feria Ganadera, el parque de El Helado o La Pedregosa de Comfacesar.

Las consecuencias de un trino divertido

Este 20 de julio fue para mí, inolvidable. Desperté como nunca: Tarde, ardiendo en fiebre y con una fuerte virosis.  La sorpresa fue todo lo que encontré en Tweeter y la cantidad de veces que me habían etiquetado…

Fue extraño, porque todo lo que hice fue leer, a las 9:00 A.M. lo que trinaban aquellos que me etiquetaban, y aburrido en mi lecho de enfermo quise hacer un trino humorístico sobre todo lo que leí, basado como siempre, en que no escribo sobre lo que creo, sino de lo que sé.

Y sí.

Hay gente que revuelve el agua, aun cuando sabe que tendrá que beberla después…

La prestigiosa emisora Radio Guatapurí, difundió esta semana un audio en el que, de manera muy poco afortunada, el diputado Eduardo Santos se deja escuchar cuando le habla a una persona, representante legal de una empresa que años antes fundó él en compañía de Elkin Lobo y que se llama ASOEVENT, creada por ellos (ver documento anexo).

Lo malo es que el diputado se precipitó y al mejor estilo de los izquierdistas de moda, habló de él mismo en tercera persona… Es que “Qué gana Eduardo Santos planillado en la gobernación con tres mil millones, ¿cómo voy a ganar menos que ¨El Indio¨; si Eduardo Santos no tiene un peso?”   Esto ya es una declaración muy extraña… ¿Cómo así que un diputado, servidor público, tiene contratos con la administración a la que se supone, debe vigilar y hacer control político en nombre de sus electores?

Bueno, de acuerdo a todos los datos que entregó el director de La tribuna del Cesar, Andrés Alfredo Molina, quede tonto no tiene un pelo y vio la verdadera noticia detrás de la denuncia, aquí sí que hay cosas de las qué hablar: Se hizo una relación que pasa en contratos de los 7 mil millones en La Jagua de Ibirico, en la que en esos momentos el senador electo Didier Lobo era nada menos que el alcalde de ese municipio siendo que su hermano fue uno de los fundadores de la empresa en cuestión (me han dicho que ese es El Indio  mencionado en el audio). Todo indica que Aunaron muchos esfuerzos, porque esa empresa contratócon Chiriguaná y otros municipios mineros sin contar con que también Aunaron esfuerzos con la administración de Luis Alberto Monsalvo Gnecco, la joya de la corona de la casa que gobierna este departamento hace 5 lustros…

Pánico en el Estadio fue el título de una película en los 80, pero no se refiere a la nunca terminada obra de Monsalvo con el estadio de la ciudad (En la que también debe haberlo, porque uno de los más importantes miembros de la interventoría, cuyo nombre por protección no debo ni puedo revelar, me dijo que a ese estadio con su familia jamás iría a ver una final), me refiero al pánico con esa traza corroncha y ramplona de contratos para los cuales ni siquiera Edgardo Maya Villazón,  con todos los cargos de control absoluto que ha tenido, se ha atrevido a actuar…

Y ojo: Esto viene de la anterior gobernación, pero ya se le acaba el período al actual Franco Ovalle Angarita, y no pasa nada, ni con los acuerdos Non Sanctos de la anterior gobernación ni con el insultante silencio de Franco ante las muchas obras inconclusas, las obras que se hunden en la ciénaga, como la del puerto de Chimichagua y ni siquiera con esa fallida Universidad Nacional que es la prueba de lo que pudo ser con nuestros recursos, pero que nunca fue.  

Un familiar muy cercano del clan Araújo, me dijo que Maya es un Tigre de papel y le creo, porque nunca un Procurador General por 8 años y Contralor General en ejercicio por 4 más ha sido tan inofensivo con las mafias que se roban su cuna nacional, su propia región…

Otro de sus allegados familiares me dijo que él es solo un cachaco que nació por accidente en Valledupar, y también le creo, porque ese poderoso señor, por aquí no tiene un voto…

La segunda parte de ese trino tiene que ver con la caída del contralor municipal Omar Contreras Socarrás…

Esta da risa, porque nunca la caída de un funcionario de control de tan bajo y limitado poder había sonado tanto. Las razones son simples: Le arrebató, siendo sobrino directo del alcalde saliente (Actual Vice Ministro de trabajo y del que ya hablaremos, el nombramiento de Contralor Municipal a Álvaro castilla, Cercano al actual alcalde)

Pero la dicha no duró tanto…

Las rayas pintan al tigre, y parece ser que este contralor municipal, igual que su tío el vice ministro, tiene muy mala memoria para recordar a quienes se dieron la pela para ayudarlos a llegar hasta donde llegaron, y hoy está, como su tío, a la víspera de la entrega del poder, rodeado de enemigos y con el resentimiento manifiesto de sus anteriores amigos…

No solo tiene que entregar la Contraloría Municipal, sino que hay un muy creciente rumor en las calles y en las redes sociales, que lo asocia con una fuerte contratación municipal…

Mi hábito es no hablar de lo que no puedo probar, y me abstendré de meter las narices tan hondo hasta no tener las pruebas completas, pero los que me leen saben que solo hablo de lo que sé y nunca de lo que creo. Y solo hablo de lo que sé una vez investigado y en esas estoy…

Y la parte final de este artículo es la de una Comadre de Sacramento que parece haberse extraviado…

Advertí al inicio que el 20 de julio me hizo el día por la red…

Nada más cierto.

El ex alcalde y actual viceministro de trabajo Fredys Miguel Socarrás tiene un chicharrón que nunca ha dejado de botar aceite…

Firmó aquello en tiempo record; en un solo día se surtieron los pasos de; Adjudicación, firma, aprobación de póliza y Pago del Anticipo con una señora que cuando nació parece ser que la registraron como Natalia Tocarruncho

¡Pero que después pasó a llamarse NATALIA SPRINGER, gracias a una ley colombiana que permite que de llamarse Sinforiades uno pueda ir a la registraduría y llamarse de repente Marciano!!!

Hombre, si la Tocarruncho – Springer, no le bautizó a la hija del entonces alcalde y hoy vice ministro de trabajo, concebida con la que era en ese entonces Secretaria de Viviendas Social y hoy su actual compañera sentimental, después de un contrato de humo por $1.400.000 millones de pesos, pues es muy desagradecida.  

Y si no bautizó, entonces la nueva esposa, que fue además una de sus más importantes funcionarias por el tema de las viviendas gratuitas, no debe ponerse a pelear por las redes sociales con nadie que reclame explicaciones sobre si la Tocarruncho – Springer Es o no es su comadre.

El sacramento del bautismo no tiene secreto de confesión.  Que diga si son Compadres de Sacramento o no…

Y de todo lo asqueroso de ese contrato inútil, de humo e invisible, por lo menos se quitaría el vice ministro el conflicto de intereses por contratar con la comadre…

Esto cierra el artículo por ahora; porque lo cierto es que en Valledupar Está bajito el bochinche.

Y pienso, si no me vetan, desarrollar claramente cada uno de estos temas.

Espero pues.

 

Suscribirse a este canal RSS
Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk click here