Menu

Vivir con propósito, el objetivo de una joven que estuvo perdida en la delincuencia

Para Adriana, a quien le llamaremos así para guardar su identidad, lo mejor que le pasó hasta ahora fue ser enviada al Centro de Formación Juvenil de Valledupar, luego de hacer parte de una banda dedicada a la extorsión.

La joven de 17 años, asegura que allí sus pensamientos cambiaron y ahora es otra persona, correcta, con valores y muy arrepentida de haber pasado por el mundo del hampa.

“Estoy estudiando, próximamente me graduaré de bachiller, he hecho curso de mantenimiento de computadores, emprendimiento, muchos cursos de la mano del Sena, pero también aquí he aprendido a superarme, a perdonar a mi familia y a proyectarme para lo que quiero para mi futuro”, dijo.

Al igual que la mayoría de los jóvenes que caen en vicios y malos hábitos, Adriana contó que todo inició cuando peleó con su mamá en Venezuela, su país. “A muy temprana edad me salí de la casa, por muchos problemas con mi familia, me refugié en el mundo de las drogas, de la delincuencia, pertenecí a una banda que se dedicaba a extorsionar allá en Venezuela, vinimos aquí a hacer lo mismo. Pero gracias a Dios caí, y me trajo a este lugar donde he reconocido mis errores y quiero ser otra persona”.

Mientras su libertad estuvo limitada, Adriana aprendió muchas cosas, entre ellas a perdonar y a quererse así misma. “Debo valorarme como mujer, merezco mejores cosas, soy lo que quiero ser, eso aprendí también. Estoy próxima a salir, y soy una persona nueva. Quiero decirle a los jóvenes que tienen problemas, a los que dicen odiar a su familia, consumen drogas, que todos nos merecemos algo mejor. Aunque digan que somos malos, solo debemos identificar nuestra habilidad, valoren a sus papás, porque, por no excusar a mi mamá, estoy en un sitio de estos por creer que ella era mi enemiga, pero en realidad malos eran las malas amistades”, señaló.

La joven quiere ahora ser periodista y tener un buen trabajo para ayudar a su familia, así como a otras personas para que a través de su testimonio puedan recapacitar. Su vida tiene ahora un propósito.

Leer más...

Un vallenato ganó Convocatoria del Centro Latinoamericano del Propósito

El ingeniero ambiental, Carlos Santiago, fue uno de los 10 jóvenes que escogieron a nivel Latinoamérica en la Convocatoria del Clap, realizada entre año. Los demás son dos de Argentina, dos de Perú, dos de Ecuador, y 3 más de Colombia ( dos de Bucaramanga y uno de Bogotá).

Ellos ganaron al mostrar un nuevo modelo educativo  que forme líderes para resolver problemas complejos de América Latina, en el marco del programa de liderazgo y gestión social.

“Es una construcción que hicimos, dura seis meses las clases, la idea es formarnos y trabajar con organizaciones sociales. Gracias a la beca que ganamos podemos combinar trabajo con estudio para así darle más eficacia al modelo”, dijo.

El vallenato graduado en la Universidad Popular del Cesar ahora conocerá todo el territorio de Santander en una gira que tendrá como recibimiento. Todo esto, gracias a su esfuerzo, por eso llamó la atención a los jóvenes: “El mensaje es para que averigüemos, participemos en cuánta convocatoria aparezca, uno aprende mucho, y crece tanto personal como profesionalmente, sí podemos transformar nuestra vida con oportunidades como éstas”.

El Centro Latinoamericano del Propósito (Clap), es una ONG basada en Colombia que forma líderes sociales a través de programas de educación. 

Leer más...
Suscribirse a este canal RSS
Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk click here