Menu

30 familias afectadas por desbordamiento de río en vereda de Los Venados

En la vereda Sabanitas del corregimiento Los Venados, zona rural de Valledupar, se presentó este lunes una emergencia a raíz de las fuertes lluvias.

Desde muy temprano se desbordó el río Garupal,  lo que causó inmediatamente afectaciones en esa zona donde hay más de 30 familias.

“El río se salió inundando al pueblo. Aquí hay unas 30 casas y 20 fincas para un total de 200 habitantes aproximadamente. Necesitamos ayuda” dijo el líder Nicolás Maestre.

No es la primera vez que ocurre algo así, en  agosto del 2017 hubo se inundó el pueblo por la misma causa y en esa oportunidad los habitantes recibieron ayudas, pero ahora lo que buscan es una solución ante cualquier otra emergencia.

Leer más...

Barrios del sur de Valledupar el “desagüe” de la ciudad

Un “río de problemas” corre por el sur de Valledupar con cada aguacero que cae sobre esta capital, así lo consideran los habitantes de los barrios Cinco de Noviembre, Villa del Rosario y Los Mayales, quienes aseguran que con cada lluvia se inundas sus casas, les dificulta la movilidad y los accidentes están a la orden del día.

Un caso palpable del panorama que los “ahoga” se vivió la tarde de este jueves, cuando una hora después de las fuertes precipitaciones cientos de vehículos veían impedido el paso en algunas calles debido a las corrientes de aguas que bajaban del norte de la ciudad.

Entre los puntos más neurálgicos está el ubicado en la calle 28 con carrera sexta, una intersección que comunica al colegio de la Policía con el parque los Algarrobillos y la carrera cuarta. Ahí, largas filas de vehículos y motocicletas debieron esperan por varios minutos y hasta horas a que bajara el caudal del denominado “río”, mientras otros más lanzados se enfrentaban a la corriente arriesgándose a ser arrastrados, tal como le sucedió a tres motociclistas.

Unos metros más abajo, sobre la calle 30, que conecta el centro Comercial Los Mayales con el barrio Villa del Rosario, la escena no era menos grave, pues si no baja el caudal quedan incomunicados. Lo mismo ocurre sobre la carrera cuarta, desde el centro de la ciudad hasta la calle 44.

Muchos años han pasado desde que se presenta esta situación, y hasta el momento la Administración Municipal no entrega soluciones, obligando a los moradores y transeúntes a estar preparados, al punto que con cada lluvia un grupo de jóvenes hacen las veces de rescatistas y auxilian a quienes son arrastrados por el agua. Pero mientras unos ayudan, otros aprovechan la confusión para hurtar algunas pertenecías, así lo denunciaron algunos vecinos.  

A esto se suman las inundaciones de las viviendas aledañas a las corrientes y la falta de servicio de transporte públicos, un común denominador en toda la ciudad cada vez que llueve pero incrementado en el sur, donde lo afectados deben esperar varias horas para desplazarse.  

Leer más...
Suscribirse a este canal RSS
Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk click here