Menu

El pleito de las hienas

Por Carlos César Silva.

1. Durante los dos gobiernos de Juan Manuel Santos, German Vargas Lleras fue ministro del interior, ministro de vivienda y vicepresidente. Desde dichos cargos, el nieto materno del expresidente Carlos Lleras Restrepo, acumuló un poder político descomunal en todo el país, influyendo en las diferentes ramas del Estado. Aquí en la Costa Caribe, sus tentáculos han sido adorados por muchos: los Char (Atlántico), los Cotes (Magdalena), los Monsalvo Gnecco (Cesar), los Kikos (La Guajira)…

2. En un elocuente arrebato de sinceridad, Vargas Lleras reconoció que hizo campaña para su aspiración presidencial mientras estuvo en el gobierno de Santos: “…yo nunca lo oculté, nunca lo oculté”, expresó con firmeza o tal vez con enojo. No obstante, ahora Vargas Lleras toma distancia de Santos, poco le importa haber construido un capital político a costillas del nieto-sobrino del expresidente Eduardo Santos Montejo.

3.  Aunque antes del plebiscito Vargas Lleras manifestó ciertas dudas sobre el Acuerdo de Paz con las Farc, la oposición férrea que ahora exhibe contra la Jurisdicción Especial para la Paz, que es la columna vertebral de la principal obra política de Santos, no deja de resultar contradictoria, no deja de heder a oportunismo. Hasta Álvaro Uribe Vélez, que debería estar contento porque alguien muy poderoso piensa parecido a él, indicó: "Vargas Lleras pudo exigir una reforma seria al acuerdo con el terrorismo después del triunfo del No. Apoyaron desconocer el plebiscito".

4. Claro, Uribe no puede hablar demasiado sobre contradicciones. Figúrense, él, que ahora coge rabia porque Jesús Santrich visita el Congreso, señaló sobre el paso apoteósico de Salvatore Mancuso, Ramón Isaza y Ernesto Báez por el Capitolio (ninguno de los tres había sido juzgado hasta aquel momento): "Desde que haya buena fe para avanzar en un proceso, no tengo objeción a que se les den estas pruebitas de democracia. Creo que se sienten más cómodos hablando en el Congreso que en la acción violenta en la selva".

5. Además, Uribe, que se vive quejando porque Santos abusó de su buena fe, en el 2006 propuso sobre la participación en política de los guerrilleros: ““Si un acuerdo de paz exige que vayan al Congreso, eso hay que removerlo, ese obstáculo seguramente habrá que removerlo con una norma constitucional. Por ejemplo, la Ley de Justicia y Paz nunca pretendió alterar lo que hay en el ordenamiento jurídico, que prohíbe la amnistía y el indulto para los delitos atroces, seguramente en un acuerdo con las guerrillas eso habrá que llevarlo al texto constitucional…”.

6.  Al parecer las encuestas tienen desesperado a Vargas Lleras. No soporta verse en el tercer o cuarto puesto: él que tiene tanto poder, él que nació para ser presidente. Mírenlo bien, está dispuesto hacer cualquier cosa para no perder: alejarse del gobierno impopular de Santos que le soltó una chequera generosa, criticar el acuerdo de paz que produce tantas dudas, negar a Cambio Radical, su cuestionado partido, como Pedro negó a Jesús e insinuar que Sergio Fajardo, Jorge Robledo y Claudia López son cómplices de las Farc. Ahora su discurso produce miedo y rabia, sabe que en medio de la confusión es más fácil pescar el poder: ¿Será que JJ Rendón lo está asesorando?

7. La paz para Vargas Lleras no es un derecho, ni un deber, ni un fin del Estado, sino un negocio. Sí,  para muchos políticos es eso: un simple negocio. Eso explica porque Uribe se contradice, porque Santos traicionó a Uribe, porque Vargas Lleras ahora se divorcia de Santos. A estos personajes no les preocupa el bienestar del país, solo les importa alcanzar el poder. Actúan sin principios, están dispuestos a odiarse y amarse al mismo tiempo. Por eso no me extrañaría que la postura de Vargas Lleras frente al acuerdo de La Habana, sea una jugada de póker de Santos para meterle un enorme caballo de Troya a los del No.

Twitter: ccsilva86

Leer más...

Pa' que los sueños no se mojen

Por Carlos César Silva.

Deiler Diaz Arzuaga llegó al teatro cuando estudiaba en el colegio, pero no le gustaba mucho, pues creía que era algo primario. Un día vio una obra que trajeron a la Casa de la Cultura, se trataba de una gente atrapada en el baño del Palacio de Justicia el día de la toma del M-19. Desde entonces su concepto cambió. Entendió que lo primario era lo que hacían en el colegio y que el teatro era algo más complejo, así que consiguió 100 mil pesos y se fue detrás de un primo que estaba estudiando Artes Plásticas en la Escuela de Bellas Artes de Cartagena.

Dio vueltas por aquí y por allá, estudió algo de teatro, fue actor e intentó entrar a la facultad de derecho de la UPC. Hasta que un día pasó por la Escuela de Bellas Artes de Valledupar, se encontró con un puñado de amigos que había conocido en Cartagena y comenzó a consolidarse como director de teatro. Hoy lidera el colectivo Maderos y está empeñado en no dejar que sus esperanzas se ahoguen. 

—Deiler, hermano, ¿en qué consiste la campaña Pa' que los sueños no se mojen?

—Fue una idea motivada por algunos espectadores de Maderos que notaron que nuestras funciones resultaban afectadas por la lluvia. Los pocos recursos que genera Maderos no alcanzan para construir un techo con rapidez. De acuerdo a nuestras cuentas, necesitamos conseguir 25 millones de pesos,  con esta campaña podríamos tener el techo en el mes de abril del año entrante. Realmente creemos que si no se siguen realizando las funciones por la lluvia, podemos perder el público que hemos venido ganando con esfuerzo a lo largo de dos años y medio.

—¿Cómo se pueden hacer las donaciones?

—Se pueden realizar a través de una consignación en la cuenta Bancaria N° 523-454372-82 de Bancolombia. También pueden a acercarse a Maderos y llevarse un listado de elementos de construcción que hacen parte de la estructura del techo.

—¿Qué le aporta Maderos Teatro a Valledupar?

—Maderos es la única sala de teatro independiente de la ciudad. Nuestro primer propósito es crecer como colectivo teatral a través de una propuesta estética constante. Generamos en Valledupar la formación de un público para espectáculos de artes escénicas. La llegada de Maderos al centro histórico ha revitalizado la zona, construyendo un espacio de vida, donde un número grande de personas cada fin de semana se reconocen y dialogan con una de las artes más antiguas.

—¿Cuantas obras de teatro se han presentado en Maderos?

—A lo largo de dos años y medio se han realizado aproximadamente más de 250 funciones propias y de compañías nacionales e internacionales. Se han recibido a más de 10 mil espectadores.

—¿Qué tanta acogida ha tenido Maderos en Valledupar?

—Nuestro público ha sido permanente. Eso nos ha permitido sostener los gastos de la sala. Mucha gente que nos visita por primera vez nunca ha visto teatro y cuando lo ven regresan con más gente, como si se les revelará un tesoro que deben compartir.  Ahora que nos tocó cerrar las puertas por la falta de un techo, las personas comenzaron a llamar, preguntaban cómo podían colaborar para que no cerráramos definitivamente. Esas cosas nos motivan a continuar.

—¿Desde la alcaldía de Valledupar que tipo de apoyo han recibido?

—Ninguno. Hace unos meses se rodó la premisa de comprar una casa para Maderos a través de los recursos de la ley de espectáculos. Hoy vemos al alcalde bastante motivado con el tema. Nos mandó a cotizar las casas que pueden funcionar como sede. Hasta el día de hoy hemos seguido los pasos. Esperamos con paciencia, sabemos que es una tarea difícil.

Twitter: ccsilva86 

Leer más...

La salud de los miserables

1. Las muertes.

El pasado 17 de septiembre, el programa Séptimo Día de Caracol Televisión, emitió una investigación bajo el interrogante categórico: “¿Tiene relación la muerte de 16 recién nacidos con medicamento falsificado dado en Clínica Laura Daniela en Valledupar?”. El informe produjo dolor y furia entre muchos vallenatos, pero también vergüenza, sí, vergüenza porque tuvo que venir un medio nacional a visibilizar algo que se está pudriendo delante de nuestras narices: ¡solamente así fuimos capaces de reaccionar! Solo así.  

Asimismo, causó pena que Colombia se diera cuenta que el Cesar tenía una secretaria de salud enoffside, ajena al sufrimiento de las progenitoras que perdieron a sus hijos. Como funcionara departamental, Carmen Sofía Daza se hizo el haraquiri con sus miserables argumentos: “Ninguno de los bebés falleció por el medicamento adulterado”, “De todas maneras se iban a morir”, “Yo no soy experta”. Ahora Franco Ovalle nombró en su remplazo a Nicolás Mohrez Muvdi. Ojalá Mohrez entienda que tiene una labor especial: ayudar a esclarecer la extraña muerte de los neonatos

2. El negocio.

Los Arce (Jaime y Carlos) son unos empresarios de la salud, sí, en este país la salud es menos un derecho esencial que un negocio. Los tentáculos de los Arce llegan a la mayoría de las clínicas de la ciudad: Santa Isabel, Médicos, Valledupar, Alta Complejidad del Caribe y, por supuesto, la tal Laura Daniela. Algunos médicos que han trabajado en sus empresas, dicen que ellos son mala paga, tramposos. Sin embargo, Jaime anda muy tranquilamente en su Ferrari, su Porsche o su Mustang, mientras que Carlos recibió en el 2015 el premio como empresario del año por parte de la Cámara de Comercio de Valledupar. Obvio, son negociantes, negociantes de raca mandaca, incapaces de promover la compra de medicamentos adulterados.

3. El silencio.

Ante la dolorosa noticia del fallecimiento de 16 neonatos entre junio de 2016 y enero de 2017, la clase dirigente del Cesar, en términos generales, ha reaccionado de forma fría, insípida. Franco Ovalle y Tuto Uhía han sido poco contundentes frente a la tragedia, les ha faltado más determinación a la hora de exigirle un mejor servicio de salud a empresas como la Clínica Laura Daniela. Los parlamentarios han estado más silenciosos que un mudo cuando no quiere hablar: muchachos, ojalá abordarán este tema con fervor, sí, con el mismo fervor con que lucharon heroicamente contra Electricaribe. Animo, no le paren bolas a los cuentos, no importa que digan que solo asumen esta causa noble porque se avecinan las elecciones.

4.  Los miserables.

La vida (así como la libertad) es lo más hermoso y relevante que tiene el ser humano. Duele ver cómo muchos empresarios ultrajan la dignidad de los enfermos, cómo tiran la ciencia a un lado para hacerle honor a la extravagancia. Mientras unas madres lloran a sus bebés muertos y varios médicos y enfermeras reclaman que se les pague puntualmente, cierto comerciante de la salud compra tres viviendas en un conjunto cerrado de estrato alto y las transforma, sin cambiarles la fachada, en una sola casa.

Es tiempo de exigir respeto por la vida. La gente y la clase política debemos hablar con hechos (marchas, denuncias, debates), debemos rehusarnos a morir por la dejadez empresarial. Al menos que las ganas de vivir nos unan, las clínicas tienen que ser espacios de esperanza, no infiernos que anticipan la muerte.

Twitter: ccsilva86

Leer más...

El fan de la franqueza

Por Carlos César Silva. 

Estoy muy contento porque Enrique Meza fue designado como nuevo rector de la UPC. Sí, sí, más contento que Petro masturbándose mientras observa en RCN los resultados de la última encuesta presidencial, más contento que Uribe saludando al Papa en la 26, más contento que Jaime Arce llegando a la clínica Laura Daniela en su Ferrari, su Porsche o su Mustang. En fin, las palabras sinceras de Enrique me tienen brincando en un solo pie: “La casa Gnecco… son el Partido de la U…no me avergüenza… buscar el apoyo político”.

Parece que llegó a la rectoría de la UPC un hombre franco, muy franco. Estoy maravillado con su desparpajo: me ha llenado de mucha esperanza la manera como admitió haber buscado la bendición de santos para alcanzar el cielo. En serio, eso merece un aplauso apoteósico, aquí, en donde impera la hipocresía y el engaño, no cualquiera tiene la gallardía de llamarle al pan, pan y al vino, vino. De modo que me le quito el sombrero a Enrique. Claro, a ese Enrique valeroso como Forrest Gump y Sancho Panza, a ese que no le da vergüenza reconocer que los Monsalvo Gnecco, ahora extenderán sus ladridos de poder hasta la UPC, la entidad pública que tiene más recursos y cargos en el Departamento, después de la Gobernación y la alcaldía de Valledupar, en donde ellos tienen voz de mando hace rato. 

Al fin apareció un político, sí, un político que habla sin pelos en la lengua. No me cabe duda que Enrique administrará de frente. Ahí vienen, ya empiezo a ver sus contratos diáfanos, sin reuniones a puerta cerrada y sin cadenas de favores. Él, que posee el don de la veracidad, se siente legitimado para actuar: “Mi designación fue con tres votos de los estamentos universitarios y tres institucionales, ese equilibrio me dará gobernabilidad”. Enhorabuena, Jesús Ferro Bayona y Fernando Hinestrosa Forero, le quedarán chiquitos a Enrique, chiquiticos. 

Por supuesto, ahora vislumbro a los aliados políticos de Enrique, ayudándolo en su difícil tarea. Alcanzo a ver en sus caras que no persiguen un interés particular, que están muy preocupados por los problemas de la UPC: malos servicios médicos, cafeterías internas vendiendo productos a precios exagerados, muchas demandas por despido injustificado, bibliotecas sin los libros suficientes, falta de una residencia estudiantil subsidiada, egresados sin un programa de educación continuada, pocos recursos para inversión, matriculas cada vez más costosas, pobre nivel académico y nombramientos de profesores bajo el manto de la complacencia política. 

Sé que no es justo dudar de Enrique y de sus socios, pero con el objetivo de conseguir que la franqueza que anda en el ambiente sea todavía más pura, quiero hacerle varias pregunticas al nuevo rector: ¿Qué va darle a sus aliados por haberlo ayudado a cumplir su viejo sueño de asumir las riendas de la UPC?, ¿Va dejar que la universidad se termine de consolidar como un trofeo político?, ¿Está dispuesto a convertirse en un títere?, ¿Quién es usted, Aquiles o la tortuga?, ¿Ha visto las pelis de Mr. Been? Por favor, Enrique, no deje a un lado la espontaneidad, respóndale a este fan suyo. 

Twitter: @ccsilva86

Leer más...
Suscribirse a este canal RSS
Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk click here