Menu

Escasean los tubérculos en Valledupar a raíz del paro camionero

En Valledupar ya comienza a evidenciarse las consecuencias de factores como el cese de actividades de los transportadores de alimentos y el fuerte verano. Se trata del desabastecimiento de papa, cebollín, entre otros que traduce su escasez y por lo tanto el incremento de sus precios.

 Los vendedores y consumidores son los más afectados. Inicialmente era por el fuerte verano, los estragos del fenómeno del niño y ahora es el alza del dólar y el paro de camioneros.

 Armando Maestre, gerente de Mercabastos, afirmó que solo un tractocamión ingresó ayer a la capital del Cesar, después de que era costumbre ver a más de cinco de estos llenos de tomate, zanahoria y papa.

“De cinco mulas diarias ingresó a la central una sola,  y los precios lo manejan los mayoristas”, afirmó Maestre.

De acuerdo a la información suministrada por la central de abastos de Valledupar, el bulto de papa ayer inició vendiéndose a 80 mil pesos, cuando en días anteriores estuvo en 60 mil pesos, situación similar la del plátano que hoy los mayoristas lo venden en 500 pesos y la semana pasada estuvo en 350 pesos, otro de los incrementos significativos se los lleva la cebolla con tres mil pesos el kilo y la zanahoria en 1.500 pesos.

De otro lado, en los mercados de Valledupar, la libra de papa se consigue en 850 pesos, la cebolla a 1.700 la libra,  el plátano en 700 pesos la unidad y la zanahoria a 1.800 pesos la libra, y otros alimentos como el cebollín, cilantro  y repollo tienden al alza.

 Es por lo anterior, que los vendedores de esta ciudad piden al Gobierno Nacional que solucione prontamente las diferencias con los trasportadores y puedan llegar a un acuerdo, debido a que esta situación los afecta directamente a ellos y a los compradores. Todos estan llevando poco dinero a sus casas y estàn preocupados porque no les alcanza para el sustento diario de sus familias.

 

Leer más...

Se detectó detrimento fiscal en la UPC

La Universidad Popular del Cesar asumió el costo de intereses moratorios por más de $570 millones de pesos por no pagar oportunamente, durante las vigencias 2011, 2012, 2013 y 2014, sentencias judiciales en su contra debidamente ejecutoriadas.

 

Una auditoría realizada por la Contraloría General de la República, a través del Grupo de Vigilancia Fiscal de la Gerencia Departamental del Cesar determinó que esta situación se dio pese a que existían saldos de apropiación para el pago de éstas obligaciones.

Para el organismo de control, este hecho denota una gestión ineficiente y antieconómica por parte de la administración de dicha Universidad, por los cual se configura un hallazgo administrativo con incidencia fiscal por $570 millones 874 mil 384 pesos ($570.874.384,00).

 

Al 31 de octubre de 2014, la Universidad Popular del Cesar ha pagado por concepto de sentencias judiciales $4.779 millones y tiene pendiente aún por cancelar la suma de $4.776 millones.

 

El informe de auditoría de la CGR, correspondiente a la vigencia 2013, estableció 40 hallazgos administrativos, de los cuales 5 cinco (incluyendo el reseñado antes) tienen incidencia fiscal por $746 millones 783 mil pesos y otros 9 tienen presunto alcance disciplinario y, por lo tanto, se dio traslado de los mismos a la Procuraduría General de la Nación.

 

Pagos de obra con precios por encima del mercado

 

Al revisar el contrato de obra pública No. 013 de 2013, que tiene como objeto  contractual la “Construcción final del bloque de laboratorios de la sede campus universitarios de la Universidad Popular del Cesar”, se evidenciaron debilidades en la planeación del mismo, lo cual ha generado un atraso significativo en la obra, que a la fecha de la visita del grupo auditor era del 40 por ciento.

Así mismo, al realizar una  revisión de los  precios unitarios contenidos en la propuesta del contratrista de esta obra (consorcio Constru – Wer) con respecto a los pagos efectuados, se encontró una diferencia sustancial en el valor del cemento utilizado, que genera un posible detrimento patrimonial cercano a los  $63 millones.

El valor propuesto por el contratista, en su oferta inicial, y aceptado por la Universidad Popular del Cesar, era $450 por kilogramo de cemento y fue incrementado sin justificación a un valor diferente al acordado ($550), como consta en las actas de recibo parcial de obra 1 y 2 y fue avalado por la interventoría.

 El precio de $550 por kilogramo de cemento que se pagó estaría un 51,09% por encima del promedio del mercado. Llama la atención a la CGR que este contrato fue adicionado durante la actual vigencia en un valor de $1.867 millones.

Leer más...
Suscribirse a este canal RSS
Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk click here